Categorías Activo financiero, Inversión

El arte como activo financiero de inversión

El arte es uno de los activos que forman parte de las carteras de inversión de los grandes patrimonios como elemento de diversificación. Los grandes inversores tratan las inversiones en arte como si se tratara de un activo financiero utilizando datos de subastas que datan ya desde 1815, aunque rodeadas de cierta opacidad. Estos datos muestran una rentabilidad similar a otros activos de riesgo, con períodos de estabilidad en los que se elevan las ventas.

El 72% de los inversores invierten en arte al combinar pasión y rentabilidad, y en volumen representa el 22% de la inversión mundial en activos equivalente a 45B$ que se distribuye casi la mitad en Europa (un 49%), un 35% en América y el resto del 16% en Asia.

El arte rinde más en períodos de alta inflación o inflación creciente que otros activos financieros, como puede verse en los análisis realizados entre los años 1973 y 2012:

A su vez el mercado del arte es un valor con menor correlación con otros activos financieros y por consiguiente menos susceptible de vaivenes y ciclos económicos, tal como se muestra en la siguiente correlación de activos financieros:

El índice Mei Moses ha sido hasta su adquisición por Sotheby’s en Octubre de 2016, el índice más certero en cuanto a la valoración del arte dado que analizaba los datos sólo de obras de arte que habían sido adquiridas por varios clientes y por lo tanto, podía profundizar en las tendencias generales de la evolución del precio del mercado del arte desde su creación en 2000.

Comentar este artículo