Categorías Arte Contemporáneo, General

Arte emergente: ¿qué es?

Intentar definir el arte emergente de una forma totalitaria es algo complejo. En este caso, preferimos optar por una definición más o menos aceptada en su generalidad: arte emergente corresponde con una categoría del arte creada por una comunidad en la que podemos observar la participación de artistas, curadores, espacios expositivos, instituciones, ferias, medios, etc., en resumen, el mundo del arte y su mercado al completo. El arte emergente es su novedad, su renovación y su evolución, sin permitirse detenerse o ser inconstante para con su creación artística. Siempre encontraremos el término vinculado con artistas jóvenes, en un culmen de su breve carrera, asociándolo para provocar un estallido aún más poderoso de esa innata capacidad que se les atribuye para poseer rentabilidad.

Cuando la aplicación del término sale bien, encontramos a artistas jóvenes propulsados enormemente en su carrera, y probablemente en años venideros continúen con esta dinámica y se mantengan en grandes espacios de poder no solo como artistas, si no como reputados miembros de la sociedad artística actual. Todo esto, por su puesto, tiene parte de su base en la especulación con los precios de venta de estos artistas. No es ni la primera ni la última vez que se utiliza este recurso: no en vano vemos a lo largo de la Historia como los mecenas de algunos artistas encumbraban su carrera comprando las obras a precios desproporcionados para generar huella en el mercado y aprovechar el tirón.

Arte emergente

Eso sí, no siempre el arte emergente orbita alrededor de las repercusiones económicas. También podemos ver como existe este tipo de arte en países sin un mercado realmente fuerte y contundente, y el pago al artista se reduce a un reconocimiento social, el posicionamiento en la esfera artística y, sobre todo, muchas palabras. Y aún así, todos tienen algo que hacer o decir sobre el artista, que se ve normalmente llevado de un lado a otro sin explicación, sumido en una vorágine que todavía no comprende.

¿Qué tiene que tener un artista para entrar en este club de artistas emergentes? Visión, por encima de todo, visión. La visión de comprender y conocer las nuevas teorías del arte, mantenerse actualizado y a la vanguardia, dejarse ver, y ver a otros: asistir a inauguraciones, ferias, convenciones,… Y, además, un buen lenguaje y una forma de transmitirlo al exterior: su discurso artístico debe ser intenso, claro y conciso, y estar situado de tal forma que encontrarlo no sea desesperante, en plataformas como un blog, o publicaciones periódicas sencillas de hallar.

 

 

Comentar este artículo

*