Categorías Brexit, General, Mercado del Arte

Cómo el Brexit afecta al mercado del arte

Las restricciones relacionadas con la pandemia han causado algunos problemas en el mercado del arte en los últimos dos años. Sin embargo, jugadores de todo el mundo, incluido el Reino Unido, reaccionaron rápidamente para limitar las pérdidas atribuibles a la crisis sanitaria. Los nuevos estándares comerciales para los intercambios con la UE, promulgados tras el Brexit, han traído muchas complicaciones adicionales al mercado de las bellas artes.

Más caro, más trámites y más esfuerzo
La adquisición y el traslado de obras de arte entre el Reino Unido y la UE son actividades que ahora deben realizarse de conformidad con las normas comerciales internacionales. Como resultado, galerías, artistas y coleccionistas se enfrentan ahora a una serie de nuevos trámites que han impactado seriamente la fluidez de sus actividades comerciales con el continente.

Desde la implementación de los nuevos estándares, la retroalimentación ha sido mixta. Por un lado, algunos jugadores que han estado acompañados por proveedores de servicios especializados como Fortius han sabido anticiparse a los bloqueos, mientras que otros han sentido frustración tras los trámites administrativos por el Brexit.

Por ejemplo, durante la feria Frieze, algunas galerías europeas encontraron grandes dificultades para lograr que los artistas que representan participaran en este evento, que es reconocido como una cita obligada en el mundo del arte.

La principal dificultad encontrada estuvo directamente relacionada con los trámites de importación/exportación, que el Brexit ha hecho considerablemente más complejos. Además de un montón de documentos administrativos necesarios para entrar y salir del territorio británico, las obras de arte quedaron bloqueadas en el puesto fronterizo debido a la vaguedad de las nuevas regulaciones. Esto generó stands vacíos y una reacción desconcertada de los galeristas europeos que expresaron su intención de no participar en futuras ediciones, a pesar de la importancia del evento.

El mismo hallazgo de dificultad también se ha observado con actores ingleses que han participado en ferias organizadas dentro de la UE. Sin embargo, estos últimos se han mostrado menos intransigentes que sus colegas europeos ya que prevén una vuelta a la normalidad una vez que se hayan asentado los nuevos hábitos administrativos.

El cambio del mercado de Londres a París
En el continente europeo, París parece ir bien gracias a su tipo impositivo del 5,5% sobre este tipo de activos, el más bajo del continente europeo.

De hecho, además de la pérdida de las ventajas del libre comercio garantizado dentro del espacio Schengen, Londres ha perdido parte de su atractivo al no tener ya la posibilidad de ser una puerta de entrada al continente europeo para este tipo de mercancías.

Este cambio de estatus ha llevado así a algunos actores londinenses, que tienen fuertes actividades comerciales con la UE, a abrir sucursales en la Unión Europea y principalmente en París para ofrecer una alternativa a su cliente con el fin de mantener la libre circulación de sus obras de arte mientras beneficiarse de la tasa de IVA europea más baja.

Según Pierre Valentin, fundador de la Association of Professional Advisors for the International Art Market, el Brexit está provocando un claro retroceso en el mercado del arte inglés. Al comentar sobre la evolución del mercado, insinuó, de manera bastante pesimista, que veía la posibilidad de que el mercado del arte del Reino Unido se convirtiera en nacional en la próxima década.

En cuanto al sector del almacenamiento, que está muy ligado al comercio de obras de arte, también ha experimentado choques vinculados a la salida del Reino Unido de los tratados de libre comercio.

Así, antes y después del Brexit, galeristas, casas de subastas y coleccionistas han movido dentro de la UE gran parte de sus stocks de mercancías que, hasta ahora, se beneficiaban de la libre circulación. Este movimiento masivo de stock a los países miembros les permitió, en particular, liberarse de las cargas administrativas que supuso la retirada del Reino Unido de la UE.

En este contexto, cabe señalar que Fortius Luxemburgo también ofrece una solución adecuada gracias a sus posibilidades de almacenamiento en zona franca con acceso directo a la pista del aeropuerto internacional de Luxemburgo.

Los grandes jugadores del Reino Unido siguen siendo optimistas
Sin embargo, según el portavoz de Christie’s, el optimismo sigue estando a la orden del día. Christie’s basa su suposición en particular en la observación de que el mercado del arte británico no se limita a la Unión Europea. El negocio de Londres es global. Según algunas cifras, el 87 % del mercado del Reino Unido implica comercio fuera de la UE. Esta observación lleva a este gran actor británico a creer que el Brexit solo tendrá un impacto limitado en el lugar central que ocupa Londres en el mercado internacional. Así, para las grandes casas de subastas, salir de la UE sólo supondría considerar el territorio europeo como parte del mercado mundial.

Cabe señalar que las principales casas de subastas aún tienen reservas sobre el impacto final del Brexit en su comercio con los países miembros de la UE. Consideran que los efectos de la salida del Reino Unido de la zona de libre comercio sólo podrán evaluarse realmente una vez que las restricciones relativas a los derechos de residencia y empleo, así como a la circulación de personas y obras de arte, hayan surtido plenos efectos.

Además, quedan por acordar nuevos arreglos, ciertamente menores, entre los Estados, y las disposiciones actuales siempre están sujetas a retractaciones en los años venideros. Por tanto, habrá que esperar a que la tormenta se haya asentado por completo para evaluar el impacto de la nueva normativa en el comercio con los Estados miembros de la Unión Europea.

La educación artística afectada por el Brexit
Además de las perturbaciones en el intercambio de obras de arte, el Brexit empieza a mostrar sus efectos negativos sobre el movimiento de estudiantes europeos que quieren aprovechar la educación artística británica para completar su formación. El principal obstáculo al que se enfrentan los estudiantes se refiere a las tasas de matrícula, que ahora se calculan sobre la base de las que se aplican a los estudiantes internacionales. Del mismo modo, los estudiantes británicos han perdido las facilidades de las que han disfrutado hasta ahora para formarse dentro de la UE. Esta compartimentación de las mentes creativas sin duda tendrá algunos efectos negativos en la producción artística con pérdidas que lamentablemente nunca podrán ser compensadas.

Para concluir, si el principal impacto del Brexit en el mercado cambiario es “solo” la burocracia y los cambios en las tasas impositivas, no deja de ser un retroceso en el nivel de libertades tan necesario para la producción artística.

Así, no son solo los vendedores los que sufren el Brexit, sino también todos los amantes del arte y creadores que se ven cortados de las facilidades que tenían para vivir, trabajar, estudiar y viajar hacia y desde el Reino Unido.

Fuente: Fortius publicado el 24 de Junio 2022.