Categorías Activo financiero, General, Inversión, Mercado del Arte, Rentabilidad

Invertir en arte como valor refugio

Cada vez son más los inversores que deciden invertir en el mercado de las obras de arte atraídos por las atractivas rentabilidades que pueden llegar a aportar estos activos alternativos. La pandemia ha puesto de relieve la resiliencia del mundo del arte y, por ello, queremos conocer de la mano de los expertos en la materia qué ventajas conlleva invertir en el mundo del arte respecto a otros activos y por qué es un buen momento para hacerlo ahora.

Ilaria Cavazzana, Directora de Arte en ArtsGain Investments. 

Históricamente, el arte rinde más en períodos inflacionarios que otros activos financieros. Un análisis que realizó Saatchi Art entre 1973 y 2012 demostró que el arte rindió un 18% mientras que la renta fija lo hizo en un 5%, la renta variable tan sólo un 2% y las comodities un 13%. Esto se debe al factor que el arte está asociado a los bienes de lujo, que sigue las tendencias de compra de la clase alta y que es global. Por ello, ahora es un buen momento de tendencia alcista para recomendar la inversión en arte.

El coleccionista de arte siempre lo ha considerado como un valor seguro. Empezó su eclosión tras el colapso de la bolsa en el 29 y tras la 2a guerra mundial. Luego, hay muchos estudios que demuestran su baja correlación del mercado financiero: su índice de corrrelación está alrededor del 12% mientras que los inmuebles están en el 50% y los productos financieros siempre por encima del 30%.  Esto es debido a que es un producto único, no puedes repetir una obra de arte y que el subyacente es un bien real, tangible que da garantía y reduce su riesgo.

Es cierto que una buena obra de arte se vende en promedio en 6 meses y que no es como la bolsa con liquidez inmediata, pero si invertimos a través de fondos en arte, podemos obtener una mayor liquidez que si fuera una SICAV inmobiliaria o una inversión en capital riesgo. No sólo uno puede vender sus participaciones del fondo sino que además el propio fondo podría adoptar soluciones financieras existentes como contratos a futuro o préstamos garantizados en caso de urgencia.

¿Cómo se comporta el arte en esta época de pandemia?
Datos del 2020 demuestran que, a pesar de obviamente una bajada de ventas del sector, el arte en general se comportó mucho mejor que la gran mayoría de los activos financieros y no financieros como se puede ver en el gráfico adjunto. La razón principal es que el sector afrontó la digititalización de una forma mucha más rápida que otros sectores productivos sustituyendo la presencia física en eventos y galerías por la online.  Luego, también la búsqueda de nuevos materiales sostenibles, decorativos y en exteriores ha supuesto un impulso innovador al sector.

¿Emocionalidad o racionalidad?
Invertir en fondos en arte supone racionalidad por su diversificación y también emoción por su disfrute hedonista, no significa renunciar a su emocionalidad, dado que podemos generar valor a las obras del arte adquiridas por el fondo mediante la exposición en museos e instituciones culturales que a su vez los propios co-inversores podrán disfrutarlas. Hay que tener presente que nuestros criterios de compra incluyen siempre obras de alta calidad por su autor y estilo con potencialidad de revalorización en exhibiciones de calidad.

Artículo de Leticia Rial publicado en RankiaPro el 5 de julio de 2021.