Categorías El Valor del Arte

El arte como valor seguro

Según datos de ArtPrice de finales de 2015, la inversión en arte produjo una rentabilidad promedio 4,5% anual en los últimos 16 años representando una revalorización acumulada del 92% del valor del arte.

La rentabilidad de la inversión en arte es claramente superior a la de la bolsa desde el año 2000 mostrando ser un buen ejemplo como valor refugio en fases de incertidumbre de la economía, como se muestra en el gráfico comparando la evolución de la inversión en bolsa del índice S&P 500 (que representa las 500 empresas más importantes de EE.UU) y del índice IBEX 35 (que representa las 35 empresas más importantes del Estado Español).

Para Ana Serratosa, asesora en arte en la ciudad de Valencia según indica en el artículo de su propia web “El arte es una buena inversión tanto para particulares como para empresas. Es una buena manera de diversificar en las inversiones. El arte es un buen valor refugio, porque si se compra bien siempre se revaloriza. Invertir en arte, además del disfrute estético personal, genera beneficios e imagen para el comprador, ganancias económicas con el paso del tiempo si se realiza una buena compra y también beneficios fiscales”.

Hay que tener en cuenta que invertir en el mercado del arte ofrece seguridad en la inversión y se considera un valor refugio al realizarse sobre un bien artístico que tendrá siempre un precio de compra que puede ser incrementado o disminuido en función de la evolución del mercado, pero cuenta al final con un valor. Obviamente una inversión en arte supone un riesgo implícito en el propio negocio y depende de la evolución de factores externos al inversor y a los profesionales dado que existen variables incontrolables como el valor competitivo de valoración del artista, la evolución de la economía local y global, situaciones anómalas como terremotos o guerras, entre otros.

Por todo ello, expertos en operaciones inversoras recomiendan diversificar la inversión en arte, es decir, invertir repartiendo al máximo la capacidad inversora del inversor en distintas colecciones para distribuir al máximo el riesgo de su inversión y maximizar las probabilidades de éxito de dichas inversiones.

Comentar este artículo